jueves, 13 de enero de 2011

La Leyenda negra de artigas (1). Sarmiento.


Uno de los que alimentó una visión negativa del General José Artigas fue Domingo Faustino Sarmiento. Este texto sacado de su libro "Facundo" nos muestra el desprecio que muchos señores ostentaron pasados tan solo unos pocos años de la revolución. Artigas despertaba (y despierta) imagenes contradictorias en la gente política de esos tiempos turbulentos, pero no podía despertar indiferencia. Así habla Sarmiento:


"La montonera, tal como apareció en los primeros días de la República bajo las órdenes de Artigas, presentó ya ese carácter de ferocidad brutal y ese espíritu terrorista que al inmortal bandido, al estanciero de Buenos Aires estaba reservado convertir en un sistema de legislación aplicado a la sociedad culta, y presentarlo, en nombre de la América avergonzada, a la contemplación de la Europa. Rosas no ha inventado nada; su talento ha consistido sólo en plagiar a sus antecesores y hacer de los instintos brutales de las masas ignorantes un sistema meditado y coordinado fríamente. La correa de cuero sacada al coronel Maciel y de que Rosas se ha hecho una manea que enseña a los agentes extranjeros, tiene sus antecedentes en Artigas y en los demás caudillos bárbaros, tártaros. La montonera de Artigas enchalecaba a sus enemigos; esto es, los cosía dentro de un retobo de cuero fresco y los dejaba así abandonados en los campos. El lector suplirá todos los horrores de esta muerte lenta.
Tal es el carácter que presenta la montonera desde su aparición; género singular de guerra y enjuiciamiento que sólo tiene antecedentes en los pueblos asiáticos que habitan las llanuras y que no ha debido nunca confundirse con los hábitos, ideas y costumbres de las ciudades argentinas, que eran, como todas las ciudades americanas, una continuación de la Europa y de la España. La montonera sólo puede explicarse examinando la organización íntima de la sociedad de donde procede. Artigas, baqueano, contrabandista, esto es, haciendo la guerra a la sociedad civil, a la ciudad; comandante de campaña por transacción, caudillo de las masas de a caballo, es el mismo tipo que, con ligeras variantes, continúa reproduciéndose en cada comandante de campaña que ha llegado a hacerse caudillo."



Domingo Faustino Sarmiento, Facundo.

De lo que Sarmiento describe como actos barbáricos de castigo y enjuiciamiento no tenemos noticias que Artigas las pusiera en acción. Sarmiento alaba la vida del estanciero de Buenos aires, el cual estaba destinado a dirigir la sociedad rioplatense a la "contemplación de la Europa" civilizada. 


Esta contemplación idolatrica de la Europa es lo que ha entretenido por muchos años a la dirigencia política del Río de la Plata. No hay para ellos ejemplo mas sublime de civilización que la que forjó el europeo. Por supuesto que este discurso fue orquestado muchísimos años antes que estallaran las peores guerras de la historia en suelo Europeo, guerras que hicieron pensar a sus contemporáneos que la razón había muerto, que la locura se había apoderado de la humanidad entera. 


En Europa se estableció con mas fuerza la inquisición. Ahí se dataron los castigos mas absurdos que una persona podía soportar y se vivió el infierno de los campos de concentración. Ver el talento que tuvo Europa para la muerte me hace agradecer haber nacido americano. Gracias al pensamiento de Sarmiento y otros señores de letras, América mató a sus indios, persiguió a sus gauchos y silenció el clamor de los negros bajo el yugo al ser traídos por ellos mismo como mercancías.

Todos los países tenemos héroes ensalzados por los sistemas que deberían ser bajados del Bronce, y otros como Artigas, a los cuales se debe limpiar su memoria. Memoria que personajes eurocentristas como Sarmiento ensuciaron en favor de su civilización. Que la historia se encargue de ellos.

2 comentarios:

Matt Varmo dijo...

Artigas era un tipo casi analfabeto, conocía el abecedario, algunas operaciones y el catecismo (que es lo máximo que pudo haber aprendido en el colegio de los franciscanos, lo peor de la educacion de aquella epoca, si es que lo aprendió, ya que sus propios maestros decían que era un chico travieso y rebelde; a los catorce años desaparece de el colegio y sus estancias)Artigas era un egolatra que egercía un poder tiranico sobre la campaña, cuando entró en los blandegues cumplió su función de tal manera que todos le temían,sus subordinados militares le repudiaban.
Siempre peleo en nombre del rey, la batalla de las piedras se realizó por órden de Bs. As. capitaneada por Artigas que tenía más influencia en está zona con el lema "viva el rey, abajo el mal gobierno". Tucumán se declara la independencia de España de muchas provincias argentinas, incluida la banda oriental, a cuya declaración Artigas no acudió por vaya a saber uno que motivo. Después de eso, Artigas siempre se mostró en contra de Bs. As. abogando por una confederación, cosa que le convenía, ya que podía mandar libremente en las provincias suyas.
Artigas se gana la enemistad de sus compatriotas cuando, al invadir Brasil la provincia oriental, él rechaza la ayuda de Bs. As. y varias provincias ya que como requisito tenía que reconocer al congreso como el poder legislativo del lugar, cosa que él no quería. Artigas perdió con el éjercito brasileño, obviamente, ya que no sabía batallar, él guerrilleaba. No era estratega ni mucho menos.
Se refugia en Entre Rios donde los caudillos de la zona no lo querían y lo vuelven a derrotar, desterrandolo de las provincias unidas.
Artigas mandaba, ordenaba, imponia y exigia. Nunca goberno, lidero ni nada por el estilo, las instrucciones del año trece eran una imposicion que pretendian pasar por arriba al resto de las provincias.
No era un dictador por que no había en ese entonces un poder juridico al que oponerse o pasar por arriba, era un despota, no hacia nada ilegal, pero tampoco era muy diplomatico ni democratico. Era un monarquillo. Le hacían caso por temor, por que su apellido tenía peso, por sus grandes extensiones de tierra y el ganado que poseía (cosa que perdió de forma inconcebible). No era un buen tipo, era un gran caudillo.
Rivera, Oribe, Vazquez, Lavalleja, todos los que lo conocieron lo detestaban. Se dice que le dio derecho a los indios y a los esclavos, en un tiempo donde en Mexico se pensaba en abolir la esclavitud, cosa que al "procer" ni se le cruzó por la cabeza.
Pensaba en sí mismo, era más parecido a un mal rey que a un general. No tenía ejercito como tal, eran bandas de pendencieros que iban a pelear por diversión, si la cosa se ponía fea salían corriendo. Pérdio la mayoría de sus batallas y lo único que sabía hacer bien era andar de acá para alla y tener hijos. No leía muy bien el castellano, no escribía el castellano, y no sé hasta donde lo hablaba correctamente, pero el guaraní lo dominaba bastante bien.
Hay que reconocer que Artigas es el caudillo por exelencia, ese tipo despota, egocentrico, de personalidad rigida y mente cerrada a las opiniones que no fueran de él, ignorante e ingenuo. Quería cosas pero no sabía como las iba a hacer.
"Mi autoridad emana de vosotros..." Basta escuchar esa supuesta frase de él (por lo tiranica que suena, no cabe duda que es de él) para darse cuenta de su personalidad, comparable solo a la supuesta frase de Luis XIV "el estado soy yo" ¿Cómo se le ocurre a alguien proclamar heroe y libertador a un hombre que impone por propia voluntad de donde emana su autoridad? Si realmente tuviera autoridad, no lo dice. El presidente no dice de donde sale su autoridad, la tiene por que se la da el pueblo, pero nunca un presidente dicta de dónde sale su autoridad por ocurrencia de él. "dicta" eso lo hace un dictador, que Artigas no pudo ser dictador por que no habia una ley que romper o una constitucion que pasar por arriba, por eso Artigas se queda con el puesto de despota.

Unknown dijo...

Estabas al peso no?